12 Jul

Heridas emocionales y Mindfulness

somatizacion

A lo largo de la vida, pasamos por experiencias que pueden provocar cambios en nuestra forma de pensar, sentir y actuar. Podemos convertirnos en otras personas que hasta entonces desconocíamos, y sin darnos cuenta, intentamos protegernos de las situaciones que percibimos como peligrosas, desarrollando mecanismos de defensa que en lugar de ayudarnos a resolver los conflictos, prolonga su presencia.

Cuando tenemos experiencias del pasado que hemos vivido con una fuerte conmoción debido a la repercusión que ha tenido en nuestra vida, pueden quedar grabadas en el cerebro a modo de huellas, dificultando su procesamiento. Con el paso del tiempo, cuando tenemos situaciones similares debido a la presencia de sensaciones, percepciones y emociones que nos recuerdan a las anteriores, se reactiva el mismo mecanismo que ha quedado atrapado en estas huellas cerebrales, a esto se le denomina, memoria emocional.

Las dolencias físicas que se manifiestan de forma recurrente y no tienen una explicación orgánica en su origen, pueden estar relacionadas con aspectos emocionales no resueltos. Esto quiere decir que en ocasiones, las situaciones vividas como traumas o preocupaciones, pueden no ser expresados o procesados y quedarse atrapados en nuestro organismo, siendo los conflictos psicológicos internos, expresados a través de los signos físicos como dolores de espalda y cabeza, problemas digestivos, dermatitis, etc.

Esta forma de expresar las emociones se conoce con el nombre de somatizaciones, actuando en cada persona de forma distinta en aquellos órganos diana más vulnerables sobre los que suele recaer la sobrecarga emocional.
A medida que nuestras preocupaciones se encuentren presentes, refiriéndose a recuerdos del pasado que se activan en una situación puntual o a la presencia de creencias negativas rígidas y estables acerca de nosotros mismos y de los demás, nuestro organismo se activará y nos transmitirá a través del dolor la señal de alarma.

Como se trata de una enfermedad que no se descubre por sí sola, sino que después de varios diagnósticos médicos fallidos, la búsqueda de ayuda psicológica puede llegar tarde, pueden producirse lesiones o secuelas físicas.

Poder ser consciente de nuestras emociones y ayudar a expresarlas, suele ser la forma de poder unificar la diada cuerpo-mente dando coherencia y aceptación a nuestras sensaciones.

Las técnicas de relajación y el mindfulness, son las técnicas psicológicas que en la actualidad permiten prestar atención y escuchar a nuestras sensaciones internas sin emitir juicios de valor o creencias negativas, facilitando el proceso de escucha y atención a las necesidades que demanda nuestro cuerpo.

Syra Balanzat.

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.